La Negación ¿es la portera de la Culpa?

descarga (5)Hace unos días atrás estaba por tenía una reunión con una persona a la cual quiero mucho para aclarar puntos oscuros, ya que habíamos tenido una discusión hacia una semana.  Estaba nerviosa, con un malestar que no atribuía a esta reunión. La primera pregunta que me hice fue, ¿Qué me pasa? Y comencé a hurgar en mí, cerré los ojos y empecé a sentir mi cuerpo, haciendo foco en el malestar.

Luego de unos minutos descubrí que había algo que negaba de esta relación y comencé a sincerarme conmigo. Tenía pensamientos horribles contra esta persona, pero los negaba hasta que los empecé a observar.

Observé cada uno de ellos y los verbalice para que se hagan más reales ante mí, y los verbalicé cada vez más cruentos y detestables.  Pase de insultar a este personaje hasta desear su muerte profunda y cruel.  Como si fuera una novela centroamericana. Y cuanto más cruentos eran, me di cuenta que pase a la ridiculez, los exacerbe de tal manera que termine hablando de guerra nuclear contra una persona!, al final riéndome de mi misma me senté a pensar…  Es ridículo que quiera que una persona esté totalmente destruida y rogándome a MI por mi perdón… Al menos para mí… mas sabiendo que esta persona es muy querida.

¿Por que cuesta tanto destapar la oscuridad en mí y observar que hay ahí? ¿Qué me genera no hacerlo?

Descubrí que mi malestar original estaba relacionado con la culpa.  Según Levy la culpa es una norma violentada, tomando su teoría la culpa estaba en mi molestando porque una norma estaba siendo violentada.  Ahora que pasa si la norma o creencia es una creencia que tiene cierta oscuridad en su mensaje.  Seguramente no habla bien de mí.  ¿Negarla seria Violentarla? ¿O violentarme? ¿No reconocerme?

Desde mi experiencia personal sentí, que sí.  Indagar en ese malestar y llegar a exteriorizar todas las creencias oscuras dieron origen a un bienestar que derivo en carcajada.

Si no podemos exteriorizar las creencias más oscuras, pensamientos dañinos que tenemos sobre otros, los negamos, estamos tapando algo que desde las tinieblas acciona y pide salir. Cuando las descubrimos y reconocemos que son creencias la risa interviene y purifica.  En definitiva… solo son creencias…

Las relaciones y el intercambio.

manos-constelaciones-familiaresEsta maravillosa red de la cual participamos los individuos, se alimenta consciente e inconscientemente a través de las relaciones humanas.

¿Por qué consciente e inconscientemente? porque muchas relaciones no las “elegimos”, sin embargo, desde el momento que se inician forman parte de la red, de mi red.  Podemos relacionarnos con el barrendero o con el chofer del colectivo y no elegir que ellos se presenten en nuestro camino, sin embargo, aparecen.  A partir de ese momento tenemos la opción de curiosear en la relación y dar una sonrisa o enojarnos por su actitud, o, por otro lado, gestar una buena amistad o ignorar su presencia.  Todo dependerá de lo que creemos y de lo que queremos para nosotros.

Es interesante la idea de crear buenas relaciones para ser mas íntegros cada día.  Recordemos que de la calidad de las relaciones serán mis objetivos, con lo cual, somos las relaciones que tenemos.

Para crear buenas relaciones necesitamos conocer el equilibrio que las sostiene entre el dar y el tomar.  Acá abro un paréntesis y digo… porque tomar y no recibir?… no es que dar y recibir es lo mismo?  Si bien, en ambos casos hay una persona que “da” algo, lo que sea, agradable o todo lo contrario; cuando recibimos la actitud es pasiva, no implica posición, a lo sumo un no a “ese recibir”, solo estaríamos esperando eso que nos dan.  En cambio el tomar, es activo, lo hacemos propio, lo incorporamos a nuestra vida y a nuestro ser.

Cuando hablamos de relaciones, el dar y el tomar están en constante movimiento.  En todas las relaciones entre pares hay un dar y un tomar, y un equilibrio tácito.  Crecerán cuando exista un intercambio equilibrado y positivo.  De lo contrario perderán sustento o fuerza y se desintegrarán.  Cuando recibimos algo de alguien tenemos una necesidad de compensar lo que puede concretarse con un gracias o dándole algo a cambio.  Si sólo damos, nos sentiremos superiores y si solo tomamos nos sentiremos en deuda.

Y volviendo al principio, ¿cómo hacer conscientemente que esta relación se sostenga a través del tiempo?, al menos poner lo que podemos o queremos para que esto suceda, mas allá de los resultados.  Si el equilibrio se da en el dar y tomar, podríamos generar el intercambio y chequear no sentirnos ni superiores ni en deuda.

La clave está en dar un poquito mas de lo que tomamos en compensación, así generamos “juntos” la necesidad de compensar en forma sucesiva, para que se geste una escalera de crecimiento para la relación.  Si el otro da algo que daña, la relación necesita que, CON AMOR, demos un poquito mas de lo recibido para estar equilibrados… con lo cual podemos frente a un grito, contestar con un grito que envuelva un mensaje amoroso, y vamos a estar dando mas de lo recibido.

Somos relaciones, todas ellas forman nuestra integridad como seres humanos, forman parte de nosotros.  Somos en tanto la persona que tenemos enfrente, con lo cual, si queremos sentirnos bien, alcanzar objetivos y vivir una vida plena, necesitamos tener relaciones armoniosas, entonces… ¿que mejor que saber como gestarlas?

Si es la decisión correcta para mi y para todos los involucrados, La Señal es la Paz…

Buen fin de semana