La Vanidad

vanidadPor definición todo ser humano está poseído por la vanidad. Desear ser bello, el anhelo de la belleza física y la capacidad de reconocerla parece arraigado en lo más profundo de la psique humana. Sin saber por qué, los lactantes reaccionan alegremente ante un rostro amable y agradable, y lloran cuando ven expresiones feas o distorsionadas, generando una señal interna de alarma ante un peligro. Hacia los cuatro o cinco años, los niños reconocen perfectamente las diferencias físicas sutiles entre las personas y juzgan a los demás por su apariencia. Comienzan los prejuicios, la enfermedad más abundante en la sociedad actual. Toman conciencia de su propio aspecto y les encanta experimentar; cuanto más elegantes, sofisticados y raros sean, o cuanto más integrados estén en alguna tribu urbana, más se ensalza su ego. Basta observar a un pequeño disfrazarse y ver el deleite con que se mira al espejo. El súmun: la adolescencia, que según Osho, dura casi toda la vida en la mayoría de nosotros. La belleza es una moda y nosotros sus devotos idolatras.

La adolescencia es el inicio del apego al mundo de las apariencias, al mundo de las vanidades: una inmadurez emocional que dura hasta más allá de los 40. Por desgracia, en la vida contemporánea la búsqueda ancestral de la belleza se ha convertido, casi exclusivamente, en una fijación por ciertas imágenes, fomentada por los medios de comunicación, la publicidad y reforzada por las actitudes del público hacia la salud y el envejecimiento. Las ideas históricas sobre la belleza, las cuales resaltaban la perfección de nuestra naturaleza profunda, se han erosionado en esta cultura masiva hasta convertirse apenas en un asunto de “verse bien”, lo cual se consigue con el maquillaje correcto, el vestuario correcto, la cremita correcta, la peluquería correcta, sin hablar de las increíbles cantidades de dinero gastadas, y si todo eso falla, el cirujano plástico correcto. La vanidad, ciega e ignorante, cree que la belleza puede encontrarse en un frasco, en unos trapitos o un trozo de plástico insertado a la fuerza en el cuerpo. Esta ignorancia es aprovechada por muchos para dar rienda suelta a su creativa avaricia. Y, tras la sucesión de vanidades, muchas gentes en todo el mundo muriendo de hambre las cuales ignoramos por completo.

La pereza nos lleva a consumir productos que, en unos casos son tóxicos y, en otros, son inócuos para el cuerpo, pero no para el bolsillo. Por un simple resfriado se consumen ingentes cantidades de antibióticos sin prescripción médica. Por unos granos en la piel, innumerables cremas inservibles, sin tomarnos ninguna molestia en averiguar su causa real, la mayoría de las veces, no evacuar correctamente todos los días. La toxicidad de los autotratamientos es grave, ensucia el organismo y empeora los problemas de salud física, emocional y mental de la persona. Un círculo vicioso que retroalimenta enfermedades psicosomáticas crónicas. La pereza, los prejuicios y resistencias, junto con el miedo y la falta de decisión, evitan la introspección y el autoanálisis, la natural observación de uno mismo y los consecuentes preventivos como una dieta correcta, higiene, hábitos y actitudes armónicas, actividad física adecuada, yoga, liberación y sanación emocional.

Cuatro son los apegos que conducen al ser humano a la ausencia de belleza y a la enfermedad. El apego por lo artificial, por las personas, las emociones y las ideas. Describámoslos más detalladamente:

El apego por lo artificial.

Llámese comida basura o rápida, máquinas, vitaminas o sustancias para inyectar en la piel y estirarla. Envanecimiento envasado. Efectivamente, se conocen de sobra los efectos nocivos de la comida basura y rápida, la inutilidad de los botes de “vitaminas”, en lugar de tomar una buena pieza de fruta o un saludable plato de legumbres, confundiendo “complemento alimenticio” con “comida”. El abuso del transporte con máquinas que debilitan nuestro sistema locomotor, así como la moda de retocarse las arrugas naturales del rostro que sencillamente muestra lo que se ha experimentado en sus facciones. Todo ello conlleva unos efectos dañinos para nuestra salud integral: barrigas hinchadas, estreñimiento, granos, dermatitis, eccemas, alergias, pieles pálidas y amarillentas, flaccidez, manchas, lenguas sucias o moteadas, alopecias, alitosis, fragilidad de las uñas, problemas cardiovasculares, toxicidad de la sangre y de las vísceras, falta de inmunidad ante las enfermedades, gripes, dolores frecuentes, etc. Cuando esto ocurre acudimos normalmente a automedicaciones y remedios que lo único que consiguen es hacernos dependientes de fármacos y vanidades enfrascadas.

El apego por las personas.

¿Cuántas veces estamos junto a personas que no nos convienen, que nos hacen daño, que son parásitos o, simplemente, confundimos los sentimientos e impedimos la libertad del otro por miedo a la pérdida, rechazo, soledad, etc.? La compresión y la compasión no implican autodestrucción. A veces, la mejor ayuda que podemos y debemos prestar a alguien es desde la distancia. Más aún, ten por seguro que ayudando a los demás, nos ayudamos a nosotros mismos y nos hacemos mejores personas. En cambio, el apego nos lleva a emociones insanas que destruyen y autodestruyen.

El apego a las emociones.

“Por ahí vienen nubes negras pero no pasa nada pues pronto se irán”, así reza un dicho popular que nunca o casi nunca escuchamos. No es malo sentir emociones negativas, pues somos humanos. Lo que es malo es enamorarse de ellas. Preferimos estar enrocados en el odio, el rencor, la tristeza y tantas otras emociones densas que justificamos muy adecuadamente con nuestro ego soberbio, que vibrar en el amor y la armonia, sin querer darnos cuenta de que, de esa forma, enfermamos envolviéndonos en un laberinto de neurosis y psicosis.

El apego a las ideas.

Un simple ejemplo de ello es cuando nos quejamos constantemente de que estamos estreñidos y nos queremos convencer de que no es posible porque llevamos una dieta sana con abundancia de fruta, verdura, legumbres y agua. Evidentemente, el estreñimiento no está en tu cuerpo, sino en tu mente. Suelta esas ideas de asco o rechazo, actúa ante pensamientos como: “no me levanto de la silla cuando viene el apretón porque tengo mucho trabajo”, etc. Si analizas detenidamente, te darás cuenta de que la pereza o la soberbia son las causantes que nos conducen al estreñimiento, y a cosas más graves, aún llevando una dieta saludable. Así pues, analiza tu vida diaria, busca todas las rigideces, manías, represiones, prejucios que nos llevan a enfermar física y emocionalmente, y evacúalas. Tres son las “virtudes” de los egos, a saber: egoísmo, egocentrismo y egotismo; que significan respectivamente: el que sólo piensa en sí mismo, insensible a los padecimientos de los demás; el que se cree el centro del mundo y el que tiene aires de grandeza, megalómano. Estas 3 egolatrías conforman los 3 venemos más graves de la humanidad.

Extraido de “Escuela Tantrica Sivaita”

Anuncios

Catarsis

catarsisUna catarsis o experiencia catártica, es una experiencia interior purificadora, de gran significado interior, provocada por un estímulo externo. Proviene del término griego Κάθαρσις, katarsis o katharsis que significa purga o purificación, y es un término aceptado por la Real Academia Española. El concepto de catarsis tiene profundas raíces antropológicas y a partir de esos orígenes, se la ha empleado en la medicina, la tragedia griega, el psicoanálisis, y hasta aplicada a la risa.

Origen antropológico de la catarsis
En ciertos lugares se practica el chamanismo, que es un conjunto de creencias y prácticas referentes a los chamanes. Los chamanes son considerados personas dotadas de poderes espirituales para sanar a los enfermos, etc. Uno de los papeles que interpreta el chamán, es el de recolector y preparador de las fuerzas benéficas que derrotarán a las fuerzas maléficas. La expulsión final de lo maléfico, frecuentemente viene acompañada de un simbolismo material. Es así como el curandero exhibe un pedazo de algodón o un residuo cualquiera, que pretende extraer del cuerpo del enfermo. El chamanismo tiene analogía con aquellas operaciones rituales griegas en donde el objeto maléfico era extraído. Este objeto extraído los griegos lo denominaban katharma, palabra que significa además víctima sacrificial humana. Al katharma chamanista lo podemos mirar como provocador de la enfermedad que puede llevar a la muerte; en este sentido, es el provocador de la crisis. Mientras la curación viene a ser la expulsión de “impurezas”, unas veces espirituales (como los malos espíritus) y otras materiales (como el objeto chamánico). Y así como en las sociedades primitivas se pretendía restablecer el orden sacrificando a la víctima propiciatoria expulsándola, de la misma manera la curación viene dada por la expulsión del katharma.

Con estos antecedentes, podemos ubicar ahora la palabra katharsis. Según el filósofo René Girard, esta palabra significa en primer lugar el beneficio que la ciudad obtenía de la eliminación del katharma. Antes de ser ejecutado, el katharma era paseado por las calles de la ciudad, para que atraiga sobre sí todos los malos gérmenes, y evacuarlos haciéndose eliminar él mismo.

Se puede afirmar que Girard concibe al término catarsis como categoría o concepto que se refiere a expulsión. La categoría de expulsión se sustenta en la hipótesis antropológica de que, cuando las comunidades arcaicas entraban en crisis interna se volvían violentas, expulsando así al supuesto causante del desorden. Sin embargo, dicho culpable frecuentemente era acusado injustamente, es decir venía a ser un chivo expiatorio. Por otra parte, dicha expulsión que ejercieron las comunidades primitivas, se seguiría efectuando a lo largo de la historia, incluso en nuestra Edad Contemporánea, pero con matices y formas de presentarse distintas.

La catarsis y la tragedia griega
El término katharsis también lo encontramos en la tragedia griega, cuando a ella se refiere Aristóteles. En la Poética se emplea esta palabra para designar el efecto que ejerce la tragedia en los espectadores. La tragedia, con el recurso a la piedad y al terror, logra la expurgación de tales pasiones. Katharsis en Aristóteles, es la purificación psicológica por el terror y la piedad.

En otras palabras, el espectáculo (tragedia) debe producir en los espectadores, sensaciones de compasión y terror, que los purifique de estas emociones, a fin de que salgan del teatro sintiéndose limpios y elevados, con una alta comprensión de los caminos de los hombres y de los dioses.

El término griego phobos se traduce como terror, miedo, pánico, espanto. El término griego eleos como misericordia, compasión, piedad. Unas veces se traduce al español phobos como terror mientras en otras obras se encuentra como temor. Para eleos, unas obras emplean compasión, mientras otras piedad.

En cuanto a las características de estas emociones, tenemos que, según Aristóteles, la piedad o compasión es una pasión penosa suscitada por el dolor o el sufrimiento de otro. Por tanto, requiere pensar que ese otro está padeciendo realmente, y además, que su sufrimiento es grave. Además, este sentimiento precisa la opinión de que la persona no merecía el sufrimiento. Aristóteles señala que la piedad guarda una estrecha relación con la creencia de que uno es también vulnerable. En definitiva, requiere una comunidad de sentimientos y la opinión de que se puede padecer un mal similar al que padece quien suscita nuestra piedad. El terror se encuentra relacionado íntimamente con la piedad. En definitiva, lo que nos suscita piedad es lo que tememos que podría ocurrirnos a nosotros mismos. Y puesto que la piedad exige percibir la propia vulnerabilidad y la semejanza con el que sufre, piedad y terror se experimentan casi siempre juntos.

El terror y la piedad son dos afectos que forman los extremos en la cadena sentimental humana. Se trata del terror ante lo tremebundo, y la piedad ante lo miserable. El terror se experimenta ante potencias que pueden disponer de nuestra vida, sin defensa posible por nuestra parte. Éste sería un extremo superior de los afectos. Un extremo inferior de los afectos corresponde la piedad ante la miseria, que sobreviene al caer en cuenta de que por ser semejantes al desgraciado nos puede sobrevenir lo que a él le está pasando. La semejanza constituye el fundamento del extremo inferior (la piedad); mientras el extremo superior (el terror) viene dado por el abismo de la diferencia existente entre el individuo y potencias que lo desbordan y no puede controlar.

La katharsis como purgación o purificación, consiste en la liberación del peso de una realidad que se nos está volviendo pesada. Tales realidades pesadas pueden pertenecer a distintas órdenes: fisiológico, emocional, etc. Los pesados pesos en el orden de la realidad constituyen lo totalmente diferente, que nos sobrepasa (absoluto) y lo semejante (natural), que en el plano de los sentimientos, pueden percibirse como terror y piedad. Por lo que es necesario una purgación que nos libere de ellos no en cuanto tales, sino en cuanto pesados pesos. Y la obra de arte, mediante acciones de reproducción imitativa (como se da en la obra de teatro) ha de conseguir en nosotros tal efecto.

La catarsis y la medicina

Un remedio catártico produce la evacuación de humores o materias que son consideradas como nocivas. Usualmente el remedio es frecuentemente concebido como si participara de la misma naturaleza que el mal que provocó la enfermedad, de tal manera que se agrava el malestar, provocando una crisis saludable de la que surgirá la curación. En definitiva, nos encontramos con que la crisis llega a su paroxismo, para finalmente provocar la expulsión de los agentes patógenos junto con lo que sirvió como remedio.

Según René Girard en la práctica medicinal actual este mecanismo se sigue efectuando y resulta eficaz. Lo podemos ver con más claridad en el caso de las vacunas y la inmunización. La intervención médica inocula o transmite un poco de la enfermedad, para que el organismo esté sano o en orden, de la misma manera como los ritos en las comunidades primitivas inyectaban algo de violencia precisamente para que la comunidad no caiga en la crisis violenta. Las revacunaciones o refuerzos corresponderían a nuevos modos de protección ritual – sacrificial. En otras palabras, nos encontramos con un pensamiento científico que lejos de ser “original”, viene a ser hijo del pensamiento arcaico.

La catarsis y el psicoanálisis

La terapia catártica o método catártico consiste en que el efecto terapéutico buscado es una purga, una descarga adecuada de los efectos patógenos. La cura permite al sujeto evocar e incluso revivir los acontecimientos traumáticos a los que se hallan ligados dichos afectos, y lograr la descarga de éstos por las vías normales, como el llanto.

La risa como catarsis
Más allá de la comedia que nos hace reír, de manera general la risa es una catarsis por cuanto viene a ser una forma de expulsión o evacuación muy común y natural. Una persona ríe porque de una u otra manera siente que existe una amenaza a su capacidad de controlar su ambiente y a las personas que están en él, y hasta su capacidad de controlar sus propios pensamientos y sus propios deseos. Pero por el contrario, no reirá si dicha amenaza se hace muy real. De esta manera, las condiciones de la risa son contradictorias. Girard afirma que la amenaza debe ser por un lado, abrumadora y, por el otro, equivaler a la nada. En definitiva, para poder reírnos, debemos estar arriba a pesar de encontrarnos constantemente amenazados por quedar abajo.

Para poder reír es necesaria una suficiente separación respecto al objeto de nuestra risa. Esta separación se presenta de distintas maneras: puede ser la separación del escenario en el caso de la comedia, o la separación que brindan las costumbres extranjeras, o el remoto pasado. Esta separación nos permite reír con impunidad y abandono, permite además sentirnos diferenciados de aquella víctima de sacrificio que no es otra cosa que la víctima de nuestra risa.

Sin embargo, hay casos en los que no hay ninguna víctima de sacrificio que suscite nuestra risa y ponga la debida distancia entre nosotros mismos y las fuerzas interpersonales que nos amenazan. Éste es el caso en el que nosotros mismos somos objeto principal de nuestra diversión. Girard se refiere a aquella risa especialmente física, producida por peligros apenas aludidos, por accidentes a los que se ha escapado por un pelo, por curvas cerradas tomadas a velocidades superiores a lo que permitiría la prudencia. Pero además tenemos el caso en el que nosotros somos objeto de nuestra risa cuando nos enfrentamos a peligros simulados; es decir cuando el peligro es reproducido con gran realismo, pero a la vez con un alto grado de seguridad, como en los parques de diversiones.

En cuanto al llanto y la risa, en la praxis moderna esta última es socialmente más aceptada, es decir la risa es la única forma socialmente aceptable de catarsis. Sin embargo, la diferencia entre ambas no es de esencia, sino sólo de grado. A pesar de eso, contrario al sentido común, tenemos un elemento crítico más agudo en la risa antes que en el llanto porque la risa más que las lágrimas parece acercarse más a un paroxismo que se resuelve en verdaderas convulsiones, una experiencia crítica de rechazo y de expulsión.

Extraido de “Escuela Tantrica Sivaita”

Los Ordenes de la Abundancia (Bert Hellinger)

relacionesDinero, madre y vida son energías equivalentes.

Como tratamos a la madre, así nos trata la vida y el dinero.

Los órdenes de la abundancia son los siguientes :

Asentir a todo como es y a todos como son y agradecer todo como es y a todos como son, aunque todavía no entendamos. La abundancia es la respuesta del universo, del sistema familiar y del espíritu al que está al servicio de la vida, agradeciéndola como es, con la muerte y con el sufrimiento también.

Nuestras vidas forman parte de grandes movimientos de compensación y de reconciliación. Es a lo que tenemos que asentir.

El siguiente orden de la abundancia dice « tomar », tomar todo como es, tomar a todas las personas como son, formar parte del movimiento de la compensación de la vida, equilibrando el dar y tomar.

El dinero que recibimos es la compensación a nuestro buen dar. El buen dar empieza con los padres : cuando « tomamos » a nuestros padres, o sea, cuando aceptamos recibir incondicionalemente todo lo que nos dieron nuestros padres, necesitamos devolver, por agradecimiento, pero a los padres no les podemos devolver lo mucho que nos han dado, por lo que instintivamente nos giramos hacia los demas, pareja, trabajo, y a ellos damos lo que tomamos de los padres. Esto es el buen dar. Y el entorno nos lo compensa y agradece con la abundancia.

Tomar a la madre es contactar con el éxito y el dinero.

Tomar al padre nos abre a la fuerza de la realización profesional

Tomar a ambos a la vez permite que el éxito profesional fluya en nuestras vidas. Y este éxito está unido a la prosperidad económica.

Tomar sólo un poco a los padres tiene como consecuencia no ser capaz de dar mucho a los demás, y por lo tanto la respuesta del universo será también pobre, mezquina.

Tomar a todos como son significa tomar a todos los excluidos, rechazados, perpetradores y despreciados, de las dos ramas, que los conozcamos o no.

Tomar a todos como son significa también querer a la gente difícil de nuestra propia vida, a los perpetradores económicos, a los prepotentes, a los tiburones y usureros, etc. y agradecerles ser como son.

Y el último orden de la abundancia dice « respetar al anterior ».

Resumiendo, nuestra abundancia está ligada a nuestra capacidad de amor incondicional y agradecimiento incondicional también. Se traducirá en nuestras vidas, primero por nuestro amor y respeto a la madre y a todas las mujeres de nuestro sistema familiar, y en segundo lugar por nuestro amor a los difíciles, rechazados, prepotentes, violentos y otras personas moralmente « incorrectas ».

Ese amor tiene su reflejo en nuestra capacidad para decir « gracias por ser como eres » a cualquier ser humano.

El dinero viene de la madre.

En la madre, durante los primeros nueve meses de nuestra vida, hemos conocido la abundancia de la naturaleza y su imperfección. Al tomar conscientemente a nuestra madre, reanudamos el fluir de la abundancia en nuestra vida.

En la pareja, observamos que la abundancia depende de la actitud de la mujer. Si la mujer respeta a su marido, el marido tendrá éxito y prosperidad.

Para las personas solteras, éxito y prosperidad dependen de cómo han tomado a su propia madre.

Las herencias

La herencia fue acumulada gracias al respeto de una mujer por su marido (abuelo, bisabuelo, etc). La herencia puede estar bloqueada porque ningún descendiente ha mirado, honrado y agradecido a esa mujer.

El orden entre padres e hijos dice: los padres dan y los hijos toman.

Lo que dan los padres siempre es un regalo. Deben ser honrados y agradecidos por lo que han dado. El hijo que exige algo de los padres pierde a sus padres.

La culpa y los MÉRITOS pertenecen al que actuó y sólo a él.

Un padre no tiene ninguna obligación de dar algo a sus hijos. El hijo no tiene ningún derecho de exigir algo de sus padres.

Los padres dan siempre a todos sus HIJOS por igual, a todos los que estén en su lugar de HIJOS, y sólo dan a esos HIJOS.

En las herencias el orden sistémico se respeta inconscientemente de un modo contundente: el hijo que reemplaza a un hermano muerto excluido o a un aborto olvidado recibirá dos partes de herencia, la suya y la del excluido; el hijo que sustituye a un tío, padre, abuelo, no recibirá nada ya que no vive como hijo….

Las deudas

Tener deudas o hipotecas es un modo de pagar un daño, de equilibrar una culpa no asumida. Puede ser nuestra o, más frecuentemente, pertenecer a un ancestro con quien tenemos una fidelidad o una intrincación.

Avaricia

« Tengo muy poca energía para vivir, no la tengo que malgastar ». El dinero es el equivalente de la vida, la persona siente que su soplo de vida se apaga, tiene que ahorrar al máximo su dinero-energía.

La ludopatía

Mejor es jugarse el dinero antes que jugarse la vida. La ludopatía en la que el jugador pierde una y otra vez es un sustituto de suicidio.

La crisis pertenece a un campo superior al servicio del cambio. La dirige el movimiento del espíritu. Es pura energía, al servicio del amor y de la vida. En la crisis el movimiento del espíritu se despliega, prodigando su fuerza y su amor al que quiere ver y cambiar.

La abundancia es un movimiento del espíritu, para el que agradece toda su vida como es. El dinero, símbolo de vida, necesita ser aceptado como es, reconocido, querido, respetado. También necesita ser destinado a la vida. Necesita ser recibido para ser dado de nuevo a cambio de otro servicio que mejora nuestra vida.