Miedo al amor

filofobiaSon nuestros miedos no reconocidos ni trabajados lo que cierran nuestro corazón al amor, al amor a nosotros mismos y a los demás.

Puede imaginar que está de pie, le rodean tres círculos: un anillo exterior, uno medio y otro interior. Estos círculos le radian desde su centro a la superficie. El anillo exterior se le llamará la capa de protección, el intermedio es la capa de los sentimientos y la vulnerabilidad y el del centro es el núcleo del Ser esencial.

En el día a día, es muy común que se viva en la capa exterior, la zona de la protección; ya que aquí existe el control de las situaciones, de las emociones, de nuestros miedos y por ende, hay un sentido de protección. El vivir en ese estado de protección, puede generar seguridad, sin embargo, es un lugar vacío, nada sucede. Y al decir nada, esto implica que se protege la vulnerabilidad, bloquea las energías dolorosas, desconectando los sentimientos y el libre flujo de nuestras energías creadoras.

Para proteger su vulnerabilidad, su ego ha construido su imagen, su personaje: hippie, médico, víctima, inteligente, trabajador, mendigo, enfermo, etc. Alejándose cada vez más de su autenticidad, formando una capa de aislamiento para que nada entre y nada salga de su sistema. Como todo en la vida, hay aspectos positivos y negativos de la capa de protección. Para algunos, el ataque a la vulnerabilidad durante la infancia fue tan traumático que sin esta capa no hubiera sido capaz de llegar hasta la edad adulta. Sin embargo, esa capa ha ido acompañándolo hasta el día de hoy. Si al relacionarse con el otro, usted intenta manipular, culpar, juzgar o controlar, está actuando desde su protección.

La capa intermedia, de los sentimientos y la vulnerabilidad, es el lugar donde habitan emociones dañadas desde la infancia. Por eso el ego actúa con miedo, bajo la vergüenza y el shock, es probable que existan sentimientos de abandono, descuido, abuso, etc. Todas estas emociones se guardan aquí, en la capa media. Al ser pequeños, se le mando callar, ordenar que se estuviera quieto, que lo que usted hacía era incorrecto; por lo que fue dejando de ser libre y comenzó a seguir órdenes de los demás, a dejar de ser usted mismo.

Así mismo, si en la infancia se vivió abandonado, o alguno de los padres no estuvo presente física o emocionalmente, al igual que si hubo algún rechazo o abuso, esto aumentará el dolor de las heridas primarias que se irán guardando en la capa de la vulnerabilidad. Sin embargo, al ser tan doloroso vivir en esta capa, se traslada a la capa de protección. Como resultado de estas vivencias, se bloquea la energía sexual, creativa, amorosa, feliz y enérgica; por lo que vivimos en la vergüenza.

Por último, el más interno, a donde más tiempo se tarda llegar, se encuentra la capa de meditación y ser, aquí donde se encuentra la autenticidad, la aceptación, la tranquilidad, la confianza, el abandono a lo demás. En esta capa, no hay vulnerabilidad, no se persiguen papeles o roles de la sociedad, aquí se es uno mismo. Un gran estado de armonía con usted mismo.

Para lograr llegar a este estado del ser uno mismo, es importante curar la vulnerabilidad, meditando, vaciando, siendo honesto con uno mismo y preguntándose: ¿en qué etapa me encuentro?, ¿de dónde surge mi vulnerabilidad?, ¿cómo reacciono ante la respuesta del otro? Para así hacer consciente nuestra herida primaria.

Para recordar:

El anillo exterior se le llamará la capa de protección, el intermedio es la capa de los sentimientos y la vulnerabilidad y el del centro es el núcleo del ser esencial.

La vulnerabilidad protege y bloquea las energías dolorosas.

Si su confianza fue dañada desde la infancia, actuará con miedo, bajo la vergüenza y el shock.

La capa de meditación y ser, es donde se encuentra la autenticidad, la aceptación, la tranquilidad, la confianza, el abandono a lo demás.

Escuela Sivaita Tantrica

¿Como se protege El Ego?

El egoSin el ego, ahamkara como se dice en sánscrito, no podríamos vivir. Él es el intermediario entre nuestro verdadero ser, el atman, y este mundo material. El problema no está cuando usamos el martillo para clavar clavos, sino cuando nos creemos que somos el martillo. El ego es algo muy pequeño, miedoso y que necesita protegerse como un niño pequeño de este Universo tan vasto e inabarcable del que resulta imposible imaginar sus dimensiones.

Vamos a conocer resumidamente los mecanismos básicos que el ego usa para protegerse de la inmensidad del Universo y así no sentir su inferioridad. Existen muchas más estrategias pero sólo citaremos las más importantes:

  • Escotoma. Significa literalmente “ver aquello que deseamos ver“. Cuando hay muchas cosas alrededor del ego que no comprende o bien son dolorosas, éste no quiere ver ni sentir, entonces se reduce su campo de visión a un pequeño lugar donde todo es “rosa” en el que sólo existen esas las cosas que sólo desea ver y sentir.
  • Introyección. Es la imitación de actitudes y costumbres de aquellas personas que nos rodean con el fin de que el ego no se sienta rechazado ni abandonado.
  • Proyección. O culpar siempre a los demás de nuestros pecados, ver la paja ajena pero no el travesaño que cubre nuestros ojos. Cuando la oscuridad, la maldad, el rencor, el odio, la ira o el dolor invade por doquier todo nuestro Ser, el ego prefiere proyectar para no tener que autocastigarse.
  • Evasión. Cuando existe un problema consciente del que el ego no quiere responsabilizarse prefiere desviar la atención hacia otras tareas para no sentir la pérdida. El miedo a perder es muy grande.
  • Racionalización. Es una forma de controlar y re-ordenar creencias, prejuicios o miedos para que todo quede acomodado al gusto del ego.

En realidad todos estos mecanismos son autoengaños inmaduros, infantiles. En psicología se suele decir “complejo de Peter Pan”. Estos mecanismos nos proporcionan una tranquilidad efímera, es pan para hoy pero hambre para mañana. Madurar es responsabilizarse conscientemente. Madurar es crecer. Sin madurez es imposible llevar una vida espiritual. Como la vida no es de color de rosa sentiremos dolor mientras maduramos pero la recompensa es una paz que nunca antes has sentido.

Los grandes Maestros de la espiritualidad de todos los tiempos dicen que somos niños que no hemos superado los 13 años mentales. Pero aún así tenemos una oportunidad de evolucionar. La vida sigue ahí, inmaculada, esperando a ser descubierta Depende de ti… ¿Quieres tomar las riendas de tu vida, quieres dejar de ser esclavo y convertirte en Amo de tu vida? ¿Te atreves a mirarte al espejo?

Para recordar:

Madurar es responsabilizarte de las consecuencias de tus acciones.

Escuela Tantrica Sivaita.

La oscuridad es ausencia de Luz

einsteinEl profesor universitario reto a sus estudiantes con esta pregunta: “Creó Dios todo lo que existe?”. Uno de los estudiantes valientemente respondió “Si, por supuesto” “Dios creó todo cuanto existe?’, preguntó el profesor. “Si señor” contestó el estudiante.El profesor le contestó: “si Dios creó todo lo que existe, entonces Dios creó la Maldad, y de acuerdo al asunto que nos concierne, y en relación a quienes somos, entonces Dios es Maldad” Los estudiantes se quedaron callados ante tal respuesta. El profesor, muy feliz consigo mismo, en una actitud arrogante, presumió a sus estudiantes que una vez mas había probado que la Fé cristiana era un mito. Uno de los estudiantes levantó su mano y dijo: “Profesor puedo hacerle una pregunta?”, “Por supuesto”, contestó el profesor. El estudiante se puso de pie y dijo: “Profesor….existe el frío?” “que clase de pregunta es esa?…por supuesto que existe. Alguna vez has tenido frío?”. Se escucharon risas en tono de burla de los demás El joven estudiante dijo: “En realidad señor, el frío no existe….de acuerdo con las leyes de la física lo que consideramos frío es en realidad ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que un cuerpo o cosa tenga o transmita energía. El cero absoluto ( 0° C) es la total ausencia de calor; todo queda inerte e incapaz de reaccionar a esa temperatura. El frío no existe. Hemos creado esa palabra para describir como nos sentimos si no tenemos calor. El estudiante continuó: “Profesor, existe la oscuridad?”El profesor respondió: “Por supuesto”El estudiante le contestó, “Una vez mas está usted equivocado señor, la oscuridad no existe tampoco, La oscuridad es en realidad la ausencia de luz. Nosotros podemos estudiar la Luz pero no la oscuridad. Podemos utilizar el Prisma de newton para separar la luz en varios colores y estudiar múltiples ondas de cada color. No puedes medir la oscuridad. Un simple rayo de luz puede entrar a un mundo oscuro e iluminarlo. Como puedes saber que tan oscuro es un determinado espacio?, se puede medir la cantidad de luz presente. Es correcto? La oscuridad es un término utilizado por el hombre para describir que pasa cuando no hay presencia de luz.” Finalmente el joven preguntó al profesor: “Señor, existe la maldad?” Ahora, dudosamente el profesor respondió “por supuesto, como ya lo he dicho anteriormente, lo vemos todos los días, es un diario ejemplo la inhumanidad del hombre para con sus semejantes. Está en la multitud de crímenes y violencia en todas partes del mundo. Esas manifestaciones no son otra cosa mas que maldad” Ante esto el estudiante le contesta: “la maldad no existe señor, o al menos no existe como si misma. La maldad es simplemente la ausencia de Dios. Es como la oscuridad y la luz, la maldad es una palabra que el hombre ha creado para describir la ausencia de Dios. Dios no creó la maldad. La maldad no es como la Fé, o el amor que existen al igual que la luz y el calor.La maldad es el resultado de lo que pasa cuando el hombre no tiene presente el amor de Dios en su corazón. Es como el frío que surge cuando no hay calor o la oscuridad cuando no hay luz.”
El profesor tomo asiento.
El nombre del estudiante: Albert Einstein.

La ex de mi pareja esta primero que yo

la ex de mi maridoDe repente te enamoraste, de alguien que tiene Ex-pareja, una historia con otro/a.  Comenzaste a transitar tu relación y de repente su ex se hace presente, en una charla, en una llegada tarde, en una discusión.  Ni hablar si tienen hijos juntos!!, lamento comunicarte, que su ex va a tener que estar presente en tu vida aunque no quieras.  La descendencia lo amerita.

¿Cómo es tu relación con su ex? es molesta? no tiene limites? aparece cuando menos lo esperas?

En esta nota quiero contarte desde la mirada de constelaciones que sucede con las ex parejas.  Teniendo en cuenta, que la probabilidad de haber tenido parejas anteriores es alta, como podemos utilizar la filosofia de las constelaciones para tener una vida en pareja mas amena y feliz no?

Voy a tomar el caso de un hombre que tiene una ex mujer con la cual tiene hijos, y para no herir susceptibilidades me pondré como ejemplo.

Tratemos por un rato dejar de lado las emociones y los conflictos e intentemos mirar los hechos, lo que es, lo que existe.  Que existe? Un hombre, una mujer que actualmente deciden compartir su vida, otra mujer con la cual este hombre tiene hijos, de acuerdo? muy bien.

Si miramos su historia, esta mujer en la cronología estuvo antes que yo que soy su actual pareja. Para las constelaciones, lo que vino antes esta primero, y si lo miramos fuera de las constelaciones primero estuvo ella en su vida y luego, llegue yo.  Ella formó parte de su historia, y es muy importante porque es la madre de sus hijos, ella tiene un lugar privilegiado por el hecho de vivir en sus hijos y por haber contribuido a su paternidad.  En sus hijos, como en todos los hijos, viven ambos ella y el, sus padres.

Pero continuemos con los hechos.  Ella vino primero que yo a su vida, y un detalle para nada menor es que, gracias a que ella dejo vacante el lugar, o se fue, o básicamente no lo ocupa, hoy puedo ser su pareja, su mujer actual.  Hoy estoy con el, a su lado, compartiendo sabiendo que ella vino primero y tiene un lugar en esta historia.

Ella es la madre de sus hijos, su primera esposa, mal que me pese… es así.  La historia y los hechos tienen un lugar y son tan ciertos como que soy su actual mujer.  Aparentemente solo hablamos de lugares, roles, tiempos, cronologías… Aunque hay mucho mas que ello, hay emociones, situaciones y sensaciones que escapan a mi control y que si no les doy un lugar, repercuten en mi relación actual con él y con sus hijos.  Que puedo hacer para tener una mejor relación con él y con ella y no sentir estas emociones que aparecen automáticamente cuando alguien la nombra o la trae a escena?

¿Qué sucedería si en mi interior traigo a mi mente la imagen de la madre de los hijos de mi pareja, le expreso mi agradecimiento por haber dejado libre el lugar, y le doy el suyo, el lugar de primera mujer de mi pareja, la madre de sus hijos, la reconozco como lo que es? ¿Qué sucedería con mi relación con ellos? ¿A quien no le gusta que lo reconozcan?

Te invito a hacer el siguiente ejercicio:

Cerra tus ojos, respira profundo y hace de cuenta que el que va a hablar es tu corazón. Trae a esta persona a su mente, una imagen y sino solo pone tu intención y, como si fuera tu corazón el que habla, podes decirle:

Te veo.  Vos tambien perteneces.

Vos viniste primero, yo vine despues.  Te doy un lugar en mi corazon.

Gracias por dejarme el lugar, por favor, mira con buenos ojos nuestra relación.  Gracias

De esta manera cada uno toma el lugar que le corresponde, la historia y las consecuencias de lo vivido.  Cada cosa va al lugar que tiene y de esa manera ordenamos lo que no lo esta y el amor puede fluir.  Si pudieramos cada dia, tomar lo que nos da la vida, darle el lugar, sin cuestionamientos de lo que deberia haber sido o lo que podria suceder, seguramente nos ahorrariamos mucho sufrimiento.  Sé que no es una tarea facil, y tambien sé que podemos ver y honrar nuestra historia y la de nuestra pareja para tomar el impulso y la fuerza y asi construir un lindo presente.

Ojala te ayude este ejercicio y si tenes ganas podes contarme como te fue, dale?… que tengas una hermosa vida..

¿Qué es el Amor?

Amor¿Qué es el amor? Fíjate en una rosa: ¿puede acaso decir la rosa: «Voy a ofrecer mi fragancia a las buenas personas y negársela a las malas”? ¿O puedes tú imaginar una lámpara que niegue sus rayos a un individuo perverso que trate de caminar por su luz? Sólo podría hacerlo si dejara de ser una lámpara. Observa cuán necesaria e indiscriminadamente ofrece el árbol su sombra a todos, buenos y malos, jóvenes y viejos, altos y bajos, hombres y animales y cualesquiera seres vivientes… incluso a quien pretende cortarlo y echarlo abajo. Ésta es, pues, la primera cualidad del amor: su carácter indiscriminado. Por eso se nos exhorta a que seamos como Dios, “que hace brillar su sol sobre los buenos y los malos y llover sobre justos e injustos; sed, pues, buenos como vuestro padre celestial es bueno». contempla con asombro la bondad absoluta de la rosa, de la lámpara, del árbol…, porque en ellos tienes la imagen de lo que sucede con el amor.

¿Cómo se obtiene esta calidad del amor? Todo cuanto hagas únicamente servirá para que tu amor sea forzado, artificial y, consiguientemente, falso, porque el amor no puede ser violentado ni impuesto. No hay nada que puedas hacer. Pero sí hay algo que puedes dejar de hacer. Observa el maravilloso cambio que se produce en ti cuando dejas de ver a los demás como buenos y malos, como justos y pecadores, y empiezas a verlos como inconscientes e ignorantes. Debes renunciar a tu falsa creencia de que las personas pueden pecar conscientemente. Nadie puede pecar «a consciencia». En contra de lo que erróneamente pensamos, el pecado no es fruto de la malicia, sino de la ignorancia. «Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen…» Comprender esto significa adquirir esa cualidad no discriminatoria que tanto admiramos en la rosa, en la lámpara, en el árbol…

La segunda cualidad del amor es su gratuidad. Al igual que el árbol, la rosa o la lámpara, el amor da sin pedir nada a cambio. ¡Cómo despreciamos al hombre que se casa con una mujer, no por las cualidades que ésta pueda tener, sino por el dinero que aporta como dote…! De semejante hombre decimos, con toda razón, que no ama a la mujer, sino el beneficio económico que ésta le procura. Pero ¿acaso tu amor se diferencia algo de ese hombre cuando buscas compañía de quienes te resultan emocionalmente gratificantes y evitas la de quienes no lo son; o cuando te sientes positivamente inclinado hacia quienes te dan lo que deseas y responden a tus expectativas, mientras abrigas sentimientos negativos o mera indiferencia hacia quienes no son así? De nuevo, sólo necesitas hacer una cosa para adquirir esa cualidad de la gratuidad que caracteriza al amor: abrir tus ojos y mirar. El mero hecho de mirar y descubrir tu presunto amor tal como realmente es, como un camuflaje de tu egoísmo y tu codicia, es esencial para llegara adquirir esta segunda cualidad del amor.

La tercera cualidad del amor es su falta absoluta de auto-consciencia, su espontaneidad. El amor disfruta de tal modo amando que no tiene la menor consciencia de sí mismo. Es lo mismo que ocurre con la lámpara que brilla sin pensar si beneficia o no a alguien, o con la rosa que difunde su fragancia simplemente porque no puede hacer otra cosa, independientemente de que haya o deje de haber alguien que disfrute de ella; o con el árbol que ofrece su sombra… La Luz, la fragancia y la sombra no se producen porque haya alguien cerca, ni desaparecen cuando no hay nadie, sino que, al igual que el amor, existen con independencia de las personas. El amor, simplemente, es, sin necesidad de ningún objeto. Y esas cosas (la luz, la sombra, la fragancia), simplemente, son, independientemente de que alguien se beneficie o no de ellas. Por tanto, no tienen consciencia de poseer mérito alguno o de hacer bien. Su mano izquierda no tiene conocimiento de lo que hace su mano derecha. «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento y te ayudamos?»

Y la cuarta y última cualidad del amor es su libertad. En el momento en que entran en juego la coacción, el control o el conflicto, en ese mismo momento muere el amor. Fíjate cómo la rosa, el árbol y la lámpara te dejan completamente libre. El árbol no va a hacer el menor esfuerzo por arrastrarte hacia su sombra cuando corras el riesgo de sufrir una insolación; y la lámpara no va a ensanchar su haz de luz para que no tropieces en la oscuridad. En cambio, piensa por un momento en toda la coacción y control por parte de los demás a que tú mismo te sometes cuando, para comprar su amor y su aprobación o, simplemente, por no perdérlos, tratas tan desesperadamente de responder a sus expectativas. Cada vez que te sometes a dicho control y dicha coacción, destruyes tu natural capacidad de amar, porque no puedes dejar de hacer con otros lo que permites que otros hagan contigo. Observa y comprende, pues, todo el control y la coacción que hay en tu vida, y verás cómo se reducen y empieza a brotar la libertad. En definitiva, «libertad» no es más que otra palabra para referirse al amor.

Anthony de Mello.

Limites emocionales… como establecerlos?

LimitesLos límites emocionales nos capacitan para protegernos, nos permiten conocernos mejor a nosotros mismos, y por tanto, nos facilitan la relación con los demás. Poner límites es respetar espacios y tiempos ajenos, nos ayuda a asegurarnos de que nuestro comportamiento es apropiado e impide que ofendamos a los demás o seamos ofendidos. Si hemos establecido límites normales, nos damos cuenta de cuándo estamos siendo abusados. La persona que no ha puesto límites no se da cuenta de que está siendo abusada física, emocional o intelectualmente.

Lamentablemente, los codependientes permanecen en relaciones abusivas porque no han sabido establecer límites a su comportamiento. Esto está muy relacionado con nuestro Dharma, donde nuestro Maestro siempre nos pedirá svadiyaya y pranidhana, requisitos imprescindibles para que la práctica del Guru Yoga surja de manera natural. La Libertad no tiene nada que ver con permitir a nuestro ego hacer lo que le plazca sino a nuestro Ser.

Los padres deben enseñar a sus hijos a poner límites desde que son pequeños. La forma en que un niño aprende es diciendo “no” cuando sea preciso, pero sin despotismo sino siendo amable, lo cual le ayuda a reafirmar su identidad personal. Los padres “normales” comprenden que las necesidades y los sentimientos de sus hijos deben de ser respetados pero no consentidos ad infinitum. Sin embargo, en las familias disfuncionales, la atención la recibe la persona enferma o adicta, y sus hijos amoldan su comportamiento para complacer a esa persona o para evitar disgustarle. Cuando los niños se enfocan en sus padres, pasando por alto sus necesidades y sentimientos, no adquieren los recursos necesarios para poder reconocer sus propios sentimientos, saber lo que piensan, quienes son, o para aprender a comportarse en ciertas ocasiones. Esto es, precisamente, lo que hace que la persona no tenga o ponga límites, y se convierta en codependiente.

En muchos casos, los hijos de padres codependientes temen las consecuencias si se niegan a hacer algo que ellos consideran injusto o inapropiado. Debido a esto quizás jamás aprendan donde terminan sus límites y comienzan los de los demás. Los padres, o maestros de escuela, no violan deliberadamente los límites de los niños; y si lo hacen es porque no tienen un claro sentido de su propia identidad o no comprenden la importancia de enseñar a los niños a poner límites. Cuando nuestros límites emocionales son violados, nos sentimos devaluados como personas, no podemos aceptar o dar amor de una forma normal y adecuada. Construimos muros y corazas en lugar de límites, e inclusive rechazamos los halagos que nos hacen y dudamos de cualquier persona que esté tratando de acercarse a nosotros.

La manera de comenzar a establecer o reconstruir nuestros límites emocionales es prestar atención a nuestros sentimientos de vergüenza. Si la sentimos con ciertas personas, nos debemos preguntar si nuestros límites están siendo violados, y examinar nuestros sentimientos para poder saberlo. Si nos damos cuenta de que alguien los ha violado, debemos expresar lo que nos hace sentir mal mas no exigir que el otro cambie, aunque en ese momento todavía no sepamos el por qué.

Es imprescindible que aprendamos a valorarnos, a consolar, a cuidar al niño que todos llevamos adentro. Si los sentimientos de temor, ira o dolor nos agobian, debemos buscar ayuda profesional. De ese modo, conoceremos su origen, aprenderemos a cuidarnos, a valorarnos, a establecer límites. Escribir un diario, por ejemplo, puede ayudarnos a conocernos mejor, a darnos cuenta de muchas cosas, a saber lo que nos gusta o disgusta, y, sobretodo, lo que deseamos llegar a ser.

Cuando comenzamos a establecer límites, a veces encontramos oposición en los que están más cerca de nosotros, especialmente de aquellos que violaron nuestros límites. Quizás hasta nuestra relación con ellos se deteriore temporalmente. Sin embargo, con el tiempo, según vayamos sanándonos, nuestras relaciones mejorarán. Nadie más que nosotros mismos puede establecer los límites que necesitamos. El hacerlo quizás requiera ayuda o guía profesional, pero la responsabilidad total para hacerlo la tenemos cada uno de nosotros, individualmente.

Para recordar:

Aprende a expresar lo que te hace sentir mal, mas no a exigir ni a reclamar.

Cuando expresas presta mucha atención a lo que dices y cómo lo dices.

Da a los demás lo que te gustaría recibir, pero da lo mejor de ti sin esperar nada a cambio porque quien espera, desespera.

Para ser respetado primero debemos aprender a respetar aunque mucho antes debemos respetarnos a nosotros mismos sin autoengaños, victimismos, sabotajes, etc.

De la Escuela Tantrica Sivaita