¿Que sabemos del verdadero AmOr?

Desde mi humilde opinión, el verdadero AMOR no tiene opuestos.  ES. Por eso hago la distinción de escribirlo con mayúsculas.  No sabe de ideologías, de conceptos, ni de matices ni de palabras.  Es un fenómeno que nos invita sólo a experimentar.  No tiene ni comienzo ni fin, porque no tiene forma ni siquiera límites.  Hablo de la energía que nos sostiene y nos encuentra, late y esta viva, nos tiene.

Cuando la mente se acalla, entra en reposo, y nuestros pensamientos pasan a estar en un segundo lugar, no nos dominan, solo en ese momento el AMOR puede hacerse presente, porque es PRESENCIA.  Nos involucra a todos y nos muestra que no tenemos ninguna diferencia con los otros ni ellos con nosotros.  Vamos a poder entrar en estado de completud y dicha si la mente entra en reposo.

Poder diferenciar el AMOR, del amor que tenemos por nuestra pareja, hijos, amigos, es lo que nos va a hacer elegir desde donde queremos AMAR.  El amor tiene opuestos, hace diferenciaciones, juzga y en base al rótulo, el que nos ame o al que amemos tendrá la exclusividad del vinculo y transitaremos juntos la experiencia amorosa. Por supuesto, no es con cualquiera, es solo con aquel con el que puedo tener una atracción, siendo una pareja por ejemplo, o siendo producto de mi creación o crianza como lo es un hijo.

En estos dos ejemplos, no amamos por igual, son diferentes, no amamos igual a un hijo que a una pareja, y no estoy hablando de intensidad, y eso hace que no sea AMOR. Es un amor que, por oposición, nos provoca en la otra vereda preocupación, miedo y culpa, cuando existe algo lo amenaza.  El cuerpo puede lastimarse, el otro puede dejar de amarme, etc.

Los dos AmOrEs,  forman parte de tu existencia, de tu ser, viven en vos.  Te invito que al momento de sentir culpa, miedo, o preocupación puedas recordar que EL AMOR está también presente, y que podes tomarlo y experimentarlo y así salir de los opuestos al amor que te propone la mente.  El AMOR es mas grande y superara al amor… Y ahí encontras dicha, paz y confianza que …

Nada puede ser amenazado cuando el AMOR te toma… porque no hay ataque.  

Elegir AMOR te pone a salvo.

#PaoCareri

Anuncios

Introducción de UCDM

Éste es un curso de milagros. Es un curso obligatorio. Sólo el momento en que decides tomarlo es voluntario. Tener libre albedrío no quiere decir que tú mismo puedas establecer el plan de estudios. Significa únicamente que puedes elegir lo que quieres aprender en cualquier momento dado. Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.

Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:

Nada real puede ser amenazado.
Nada irreal existe.

En esto radica la paz de Dios.

Qué es Un Curso de Milagros

Éste es Un Curso de Milagros. Es un curso obligatorio. Sólo el momento en que decides tomarlo es voluntario. Tener libre albedrío no quiere decir que tú mismo puedas establecer el plan de estudios. Significa únicamente que puedes elegir lo que quieres aprender en cualquier momento dado.

Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.

Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:

Nada real puede ser amenazado.

Nada irreal existe.

En esto radica la paz de Dios

Una mente sin entrenar no puede lograr nada. El propósito del libro de ejercicios es entrenar a tu mente a pensar según las líneas expuestas en el texto y de forma sistemática a tener una percepción diferente de todas las cosas y de todo el mundo. Los ejercicios están diseñados para ayudarte a generalizar las lecciones, de manera que puedas com­prender que cada una de ellas se aplica por igual a todo el mundo y a todo lo que ves.

La transferencia del entrenamiento para adquirir una percep­ción verdadera no procede del mismo modo que la transferencia del entrenamiento del mundo. Si se ha logrado una percepción verdadera en conexión con una persona, situación o aconteci­miento, la transferencia total a todo el mundo y a todas las cosas es inevitable. Por otra parte, una sola cosa que se excluya de la percepción verdadera imposibilita sus logros en cualquier otra parte.

Algunas ideas del curso te resultaran difíciles de creer, otras tal vez te sorprendan.  Nada de eso importa.  Se te pide que las apliques tal como se te indique.  No se te pide que las juzgues.  Se te pide que las uses.  Así cobraran sentido para ti y te demostraran que son verdad.

No tienes que creer en las ideas, no tienes que aceptarlas y ni siquiera tienes que recibirlas con agrado. Puede que hasta te opongas vehementemente a algunas de ellas. Nada de eso importa, ni disminuye su eficacia

La naturaleza misma de la percepción verdadera es que no tiene límites.
Es lo opuesto a la manera en que ves las cosas ahora.

Sean cuales sean tus reacciones hacia ellas, úsalas. No se requiere nada más.  

¿Cómo se originó UN CURSO DE MILAGROS?

Un Curso de Milagros” dió comienzo con la súbita decisión de dos personas de colaborar, en el logro de un objetivo común. Estas dos personas fueron Helen Schucman y William Thetford, catedráticos de Psicología Médica de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. No es realmente importante quienes fueron esas personas excepto que lo ocurrido muestra, “que con Dios” ¡Todo es posible!

A ambos se les podía haber calificado de todo, menos de personas espirituales. La relación entre ellos era difícil, a menudo tensa y a ambos les preocupaba, en gran medida su reputación y aceptación, tanto a nivel personal como profesional. Sus vidas, que en su mayor parte, estaban regidas por valores mundanos, apenas coincidían con lo que el curso postula. He aquí como Hellen, la persona que recibió el material, se describe a si misma:

“Psicóloga, educadora, intelectualmente conservadora y de ideología atea”. Estaba trabajando en una institución académica de gran prestigio, cuando de repente ocurrió algo que precipitó una cadena de acontecimientos, que yo jamás habría podido predecir. El jefe de mi departamento anunció, inesperadamente que estaba cansado de los sentimientos de ira y agresividad que nuestras actitudes reflejaban y concluyó diciendo: Tiene que haber otro camino. Como si hubiera estado esperando esa señal, accedí ayudarle a encontrarlo. Al parecer este curso es ese otro camino.

Aunque su propósito era firme, tuvieron gran dificultad en comenzar su empresa común, pero le habían ofrecido al Espíritu Santo, la pequeña dosis de buena voluntad, que como el propio curso habría de subrayar, una y otra vez es suficiente, para permitir al Espíritu Santo utilizar cualquier situación para sus propósitos e infundir su poder.

Continuando con el relato de Hellen

“Tres sorprendentes meses que precedieron al inicio de la redacción en sí, durante los cuales, Bill me sugirió, que anotara los sueños de más elevado simbolismo que estaba teniendo, así como las extrañas imágenes que me asediaban. Aunque para entonces yo me había acostumbrado, un tanto a lo inesperado, aun así, me llevé una gran sorpresa, cuando me vi escribiendo “Este es Un Curso de Milagros”. Ese fue mi primer contacto con la Voz. Era una Voz que no emitía ningún sonido, pero que me presentaba una especie de dictado rápido interno, que yo anotaba en mi cuaderno de taquigrafía. La redacción no fue nunca automática, podía interrumpirla en cualquier momento y después reanudarla. En muchas ocasiones me hizo sentir muy incómoda, pero nunca pensé, seriamente en suspenderla. Parecía ser una misión especial, el que de alguna manera en algún lugar, yo había acordado llevar a cabo. Terminó convirtiéndose en una verdadera empresa de colaboración entre Bill y yo y estoy segura de que gran parte de su importancia estriba, en este hecho. Yo anotaba lo que la Voz decía y al día siguiente se lo leía a Bill y él lo pasaba a máquina. Supongo que él también tenía una misión especial, pues sin su aliento y apoyo, yo nunca habría podido llevar a cabo la mía. En total el proceso duró alrededor de 7 años. Primero llegó el Texto, luego el Libro de Ejercicios y finalmente el Manual para el Maestro. Al material recibido, solo se le han hecho algunos ligeros cambios sin importancia. Al Texto, se le añadieron los títulos a los capítulos y los subtítulos y, se omitieron de él algunas de las referencias de carácter personal recibidas al principio. Por lo demás el material no ha sido alterado en absoluto.”

Los nombres de las personas que colaboraron en la transcripción del curso, no se mencionan en la portada de los libros porque el curso, puede y debe, descansar sobre sus propios méritos. Su objetivo no es sentar las bases para iniciar un culto más, su único propósito es ofrecer un camino para que algunas personas puedan encontrar su propio maestro interno.

Tres aspectos ocultos en tu interior

victima - perseguidor - salvadorTres aspectos muy importantes de nuestra personalidad permanecen muy ocultos ante nuestros sentidos pero con fuerza nos condicionan haciendo que nuestra vida aparente bienestar y amor cuando la realidad es justo lo contrario: el complejo de víctima, de salvador y de perseguidor. En ocasiones llamado el triángulo codependiente o dramático de Karpman, en honor a su descubridor el psiquiatra Stephen Karpman. Veámoslos en detalle.

Se llega a la vida como seres puros, creativos, libres, sin temores y llenos de energía. Sin embargo, el día a día pudiera acarrear que estas características se esfumen o repriman poco a poco. Esto es originado por las experiencias de un guión basado en los valores y la cultura de los padres o cuidadores, que en ocasiones pudiera haber sido represiva y negativa.

Si en el transcurrir de la infancia se fue avergonzado, reprimido o invalidado, el menor se torna vulnerable y acarreará miedo a la presión y las expectativas, miedo al rechazo y al abandono, a la falta de espacio, a ser mal interpretado o ignorado. Ahora nuestra vulnerabilidad está cubierta por una capa de vergüenza y shock. Donde hay profundos sentimientos de traición, dolor, ira y desesperación; el dolor y la ira provienen por ser abusados, descuidados, no aceptados, no apreciados y malentendidos.

Como resultado de la vergüenza, se bloquea gran parte de la energía sexual, creativa, amorosa, feliz, energética y extravagante. Así mismo, se adopta una máscara, un rol que esconde los grandes miedos que se han albergado en el transcurrir de la experiencia con el otro. El psiquiatra S. Karpman se refiere en su artículo “Fairy tales and script drama analysis“ (1968), al triángulo dramático de la interacción humana, basándose en tres roles que adapta cada persona. El perseguidor, el salvador y la víctima. Veámoslos con detalle:

  • La víctima se siente y se posiciona como inferior manipulando sus problemas para causar lástima. Busca un perseguidor mostrando su miedo o a un salvador mostrando su tristeza. Se equivoca y comete errores para que lo persigan o lo salven. Esta actitud le permitirá reafirmarse y regocijarse en su estado, y en muchas ocasiones manipulará lo necesario para culpar a otros de sus demonios.
  • El salvador ve a las personas como inferiores, no aptos, pero bajo la bandera del amor, de dios, etc impondrá su ayuda desde esa posición de superioridad con el fin de conseguir la dependencia. Adoptar el personaje de salvador hace que le necesiten.
  • El perseguidor arremete, humilla y rebaja a los demás a los que percibe como inferiores. Hace que las reglas se cumplan a su antojo. Necesita que lo teman, tapando así su complejo de inferioridad. A veces se hace pasar por víctima con lo que consigue que otros se culpabilicen y se sientan mal.

Cuando se vive bajo estos tres tipos de codependencia, se sabotea el amor, el respeto propio y ajeno, y obviamente, el crecimiento interno. La manipulación puede ser a través del dinero, del amor, del sexo, la inteligencia, el poder, la edad, la culpa, quedando bien, salvando a los demás. Todo ser humano posee necesidades que no le fueron satisfechas en su infancia; por lo que en la etapa adulta reacciona y exige amor, atención, apoyo y el ser validado.

Según haya sido la experiencia en edades tempranas, cada ser humano representará el rol de víctima, salvador o perseguidor. Aunque haya un rol que dominará, el codependiente puede alternar su máscara en función de la manipulación que desee realizar o el objetivo a conseguir. Cada rol encierra una capa de vulnerabilidad que aprisiona al niño amenazado, dando como resultado conductas en el adulto que reflejen la dependencia o la antidependencia.

Sin embargo, los dependientes y antidependientes son imanes que se atraen embonando cual piezas de rompecabezas; eso que le falta a uno, lo compensa el otro. Para poder observar que rol está representando, es importante que comience a analizarse detenidamente. Te proponemos las siguientes preguntas para iniciar tu análisis:

  • ¿Qué haces cuando deseas conseguir algo?
  • ¿Qué haces cuando no consigues lo que deseas?
  • ¿Necesitas reconocimiento?, Si la respuesta es afirmativa, ¿cómo puedes conseguirlo de otra manera?
Para recordar:

Se llega a la vida como seres puros, creativos, libres, sin temores y llenos de energía. Sin embargo, el día a día pudiera acarrear que estas características se esfumen o repriman poco a poco.

El perseguidor, arremete, humilla y rebaja a los demás a los que percibe como inferiores.

El salvador ofrece una ayuda falsa con el fin de conseguir una dependencia de los otros a través de esta ayuda.

La víctima se siente y se posiciona como inferior manipulando sus problemas para causar lástima.

Escuela Tantrica Sivaita

La ex de mi pareja esta primero que yo

la ex de mi maridoDe repente te enamoraste, de alguien que tiene Ex-pareja, una historia con otro/a.  Comenzaste a transitar tu relación y de repente su ex se hace presente, en una charla, en una llegada tarde, en una discusión.  Ni hablar si tienen hijos juntos!!, lamento comunicarte, que su ex va a tener que estar presente en tu vida aunque no quieras.  La descendencia lo amerita.

¿Cómo es tu relación con su ex? es molesta? no tiene limites? aparece cuando menos lo esperas?

En esta nota quiero contarte desde la mirada de constelaciones que sucede con las ex parejas.  Teniendo en cuenta, que la probabilidad de haber tenido parejas anteriores es alta, como podemos utilizar la filosofia de las constelaciones para tener una vida en pareja mas amena y feliz no?

Voy a tomar el caso de un hombre que tiene una ex mujer con la cual tiene hijos, y para no herir susceptibilidades me pondré como ejemplo.

Tratemos por un rato dejar de lado las emociones y los conflictos e intentemos mirar los hechos, lo que es, lo que existe.  Que existe? Un hombre, una mujer que actualmente deciden compartir su vida, otra mujer con la cual este hombre tiene hijos, de acuerdo? muy bien.

Si miramos su historia, esta mujer en la cronología estuvo antes que yo que soy su actual pareja. Para las constelaciones, lo que vino antes esta primero, y si lo miramos fuera de las constelaciones primero estuvo ella en su vida y luego, llegue yo.  Ella formó parte de su historia, y es muy importante porque es la madre de sus hijos, ella tiene un lugar privilegiado por el hecho de vivir en sus hijos y por haber contribuido a su paternidad.  En sus hijos, como en todos los hijos, viven ambos ella y el, sus padres.

Pero continuemos con los hechos.  Ella vino primero que yo a su vida, y un detalle para nada menor es que, gracias a que ella dejo vacante el lugar, o se fue, o básicamente no lo ocupa, hoy puedo ser su pareja, su mujer actual.  Hoy estoy con el, a su lado, compartiendo sabiendo que ella vino primero y tiene un lugar en esta historia.

Ella es la madre de sus hijos, su primera esposa, mal que me pese… es así.  La historia y los hechos tienen un lugar y son tan ciertos como que soy su actual mujer.  Aparentemente solo hablamos de lugares, roles, tiempos, cronologías… Aunque hay mucho mas que ello, hay emociones, situaciones y sensaciones que escapan a mi control y que si no les doy un lugar, repercuten en mi relación actual con él y con sus hijos.  Que puedo hacer para tener una mejor relación con él y con ella y no sentir estas emociones que aparecen automáticamente cuando alguien la nombra o la trae a escena?

¿Qué sucedería si en mi interior traigo a mi mente la imagen de la madre de los hijos de mi pareja, le expreso mi agradecimiento por haber dejado libre el lugar, y le doy el suyo, el lugar de primera mujer de mi pareja, la madre de sus hijos, la reconozco como lo que es? ¿Qué sucedería con mi relación con ellos? ¿A quien no le gusta que lo reconozcan?

Te invito a hacer el siguiente ejercicio:

Cerra tus ojos, respira profundo y hace de cuenta que el que va a hablar es tu corazón. Trae a esta persona a su mente, una imagen y sino solo pone tu intención y, como si fuera tu corazón el que habla, podes decirle:

Te veo.  Vos tambien perteneces.

Vos viniste primero, yo vine despues.  Te doy un lugar en mi corazon.

Gracias por dejarme el lugar, por favor, mira con buenos ojos nuestra relación.  Gracias

De esta manera cada uno toma el lugar que le corresponde, la historia y las consecuencias de lo vivido.  Cada cosa va al lugar que tiene y de esa manera ordenamos lo que no lo esta y el amor puede fluir.  Si pudieramos cada dia, tomar lo que nos da la vida, darle el lugar, sin cuestionamientos de lo que deberia haber sido o lo que podria suceder, seguramente nos ahorrariamos mucho sufrimiento.  Sé que no es una tarea facil, y tambien sé que podemos ver y honrar nuestra historia y la de nuestra pareja para tomar el impulso y la fuerza y asi construir un lindo presente.

Ojala te ayude este ejercicio y si tenes ganas podes contarme como te fue, dale?… que tengas una hermosa vida..

La Navidad como símbolo del fin del sacrificio (UCDM)

navidad_075…El símbolo de la Navidad es una estrella: una luz en la oscuridad. No la veas como algo que se encuentra fuera de ti, sino como algo que refulge en el Cielo interno, y acéptala como la señal de que la hora de Cristo ha llegado. Cristo llega sin exigir nada. No le exige a nadie ningún tipo de sacrificio. En Su Presencia la idea de sacrificio deja de tener significado, pues Él es el Anfitrión de Dios. Y tú no tienes más que invitar a Aquel que ya se encuentra ahí, al reconocer que Su Anfitrión es Uno y que ningún pensamiento ajeno a Su Unicidad puede residir allí con Él. El amor tiene que ser total para que se le pueda dar la bienvenida, pues la Presencia de la santidad es lo que crea la santidad que lo envuelve. Ningún temor puede asaltar al Anfitrión que le abre los brazos a Dios en la hora de Cristo, pues el Anfitrión es tan santo como la Perfecta Inocencia a la que protege, y Cuyo poder a su vez lo protege a Él.
Esta Navidad entrégale al Espíritu Santo todo lo que te hiere. Permítete a tí mismo ser sanado completamente para que puedas unirte a Él en la curación, y celebremos juntos nuestra liberación liberando a todo el mundo junto con nosotros. Inclúyelo todo, pues la liberación es total, y cuando la hayas aceptado junto conmigo la darás junto conmigo Todo dolor, sacrificio o pequeñez desaparecerá de nuestra relación, que es tan pura como la relación que tenemos con nuestro Padre, y tan poderosa. Todo dolor que se traiga ante nuestra presencia desaparecerá, y sin dolor no puede haber sacrificio. 6Y allí donde no hay sacrificio, allí está el amor.
Tú que crees que el sacrificio es amor debes aprender que el sacrificio no hace sino alejarnos del amor. Pues el sacrificio conlleva culpabilidad tan inevitablemente como el amor brinda paz. La culpabilidad es la condición que da lugar al sacrificio, de la misma manera en que la paz es la condición que te permite ser consciente de tu relación con Dios. Mediante la culpabilidad excluyes a tu Padre y a tus hermanos de ti mismo. Mediante la paz los invitas de nuevo al darte cuenta de que ellos se encuentran allí donde tú les pides que estén. Lo que excluyes de ti mismo parece temible, pues lo imbuyes de temor y tratas de deshacerte de ello, si bien forma parte de ti. ¿Quién puede percibir parte de sí mismo como despreciable, y al mismo tiempo vivir en paz consigo mismo? ¿Y quién puede tratar de resolver su “conflicto” interno entre el Cielo y el infierno expulsando al Cielo y dotándolo de los atributos del infierno, sin sentirse incompleto y solo?
Mientras percibas el cuerpo como lo que constituye tu realidad, te percibirás a ti mismo como un ser solitario y desposeído. Y te percibirás también como una víctima del sacrificio, y creerás que está justificado sacrificar a otros. Pues ¿quién podría rechazar al Cielo y a su Creador sin experimentar una sensación de sacrificio y de pérdida? ¿Y quién podría ser objeto de sacrificios y pérdidas sin tratar de rehacerse a sí mismo? No obstante, ¿cómo ibas a poder hacer esto por tu cuenta, cuando la base de tus intentos es que crees en la realidad de la privación? Sentirse privado de algo engendra ataque, al ser la creencia de que el ataque está justificado. Y mientras prefieras conservar la privación, el ataque se vuelve salvación y el sacrificio amor.
Y así resulta que, en tu búsqueda de amor, vas en busca de sacrificio y lo encuentras. Mas no encuentras amor. Es imposible negar lo que es el amor y al mismo tiempo reconocerlo. El significado del amor reside en aquello de lo que te desprendiste, lo cual no tiene significado aparte de ti. Lo que prefieres conservar es lo que no tiene significado, mientras que lo que quieres mantener alejado de ti encierra todo el significado del universo y lo conserva intacto dentro de su propio significado. 6Si el universo no estuviese unido en ti, estaría separado de Dios, y estar sin Él es carecer de significado.
En el instante santo se satisface la condición del amor, pues las mentes se unen sin la interferencia del cuerpo, y allí donde hay comunicación hay paz. El Príncipe de la Paz nació para re-establecer la condición del amor, enseñando que la comunicación continúa sin interrupción aunque el cuerpo sea destruido, siempre y cuando no veas al cuerpo como el medio indispensable para la comunicación. Y si entiendes esta lección, te darás cuenta de que sacrificar el cuerpo no es sacrificar nada, y que la comunicación, que es algo que es sólo propio de la mente, no puede ser sacrificada. ¿Dónde está entonces el sacrificio? Nací para enseñar la lección de que el sacrificio no está en ninguna parte y de que el amor está en todas partes, y ésta es la lección que todavía quiero enseñarles a todos mis hermanos. Pues la comunicación lo abarca todo, y en la paz que re-establece, el amor viene por su propia voluntad.
No permitas que la desesperanza opaque la alegría de la Navidad, pues la hora de Cristo no tiene sentido si no va acompañada de alegría. Unámonos en la celebración de la paz, no exigiéndole a nadie ningún sacrificio, pues de esta manera me ofreces el amor que yo te ofrezco. ¿Qué podría hacernos más felices que percibir que no carecemos de nada? Ése es el mensaje de la hora de Cristo, que yo te doy para que tú lo puedas dar y se lo devuelvas al Padre, que me lo dio a mí. Pues en la hora de Cristo se restablece la comunicación, y Él se une a nosotros para celebrar la creación de Su Hijo.
Dios le da las gracias al santo anfitrión que desee recibirle y le deje entrar y morar allí donde Él desea estar. Y al tú darle la bienvenida, Él te acoge en Sí Mismo, pues lo que se encuentra en ti que le das la bienvenida, se le devuelve a Él. Y nosotros no hacemos sino celebrar Su Plenitud cuando le damos la bienvenida dentro de nosotros. Los que reciben al Padre son uno con Él, al ser los anfitriones de Aquel que los creó. Y al abrirle las puertas, Su recuerdo llega con Él, y así recuerdan la única relación que jamás tuvieron y que jamás querrán tener.
Ésta es la época en la que muy pronto dará comienzo un nuevo año del calendario cristiano. Tengo absoluta confianza en que lograrás todo lo que te propongas hacer. 3Nada te ha de faltar, y tu voluntad será completar, no destruir. Dile, entonces, a tu hermano:

Te entrego al Espíritu Santo como parte de mí mismo.
Sé que te liberarás, a menos que quiera valerme de ti para aprisionarme a mí mismo.
En nombre de mi libertad elijo. tu liberación porque reconozco que nos hemos de liberar juntos.

De esta forma damos comienzo al año con alegría y en libertad. Es mucho lo que aún os queda por hacer, y llevamos mucho retraso. Acepta el instante santo con el nacimiento de este año, y ocupa tu lugar -por tanto tiempo vacante- en el Gran Despertar. Haz que este año sea diferente al hacer que todo sea lo mismo. Y permite que todas tus relaciones te sean santificadas. Ésta es nuestra voluntad. Amén.

De UN CURSO DE MILAGROS… (Capitulo 15 – El Instante Santo)